LA DISCIPLINA

September 11, 2018

“La disciplina es hacer lo que odias como si lo amases”. Si logras amar lo que odias, imagínate que harás con lo que amas.

La disciplina consiste en la habilidad que tienen los individuos para actuar de manera enfocada y planificada, con el fin de consolidar, a través de la constancia y la tenacidad, todo tipo de objetivos propuestos. Esa perseverancia, que se demuestra mediante su forma de accionar, se logra por la fuerza de  voluntad adicional que manifiestan las personas para desarrollar la virtud, la fortaleza, la templanza, la resilencia y el carácter necesario para superar los obstáculos o las adversidades, enfocados para conseguir sus propósitos, metas y sueños.

 

La disciplina acompaña el plan de acción para contar con una rutina mental y física, pues ya que para cumplir un objetivo se requiere tomar iniciativas, ser proactivo, incluso aunque la persona se sienta agobiada, cansada o frustrada. Esa capacidad emocional, es la que permite conquistar sus exigencias profesionales o personales, donde la disciplina es puesta a prueba para enfrentar los imprevistos e inconvenientes que se presenten en el camino.

 

Es importante recalcar que la disciplina está relacionada con ese principio moral que influye en la capacidad de demostrar valores acordes con los objetivos propuestos, para esto es importante cultivar la perseverancia, los buenos hábitos, abrirse a una mente positiva, compromiso ante las responsabilidades y gestión excelente del tiempo.

Como apasionado de la Neurociencia, no me he podido resistir a esta pregunta: ¿Qué parte del cerebro controla la disciplina?.

Todos los aprendizajes, hábitos o costumbres, así como los actos repetitivos y la disciplina, están controlados por los ganglios basales, que están repartidos entre zonas cercanas al centro del encéfalo, bajo la corteza cerebral y alrededor del diencéfalo, y por su localización tienen un papel en acciones que están entre lo automático y lo voluntario.

 

"La motivación es una cerilla y la fuerza de voluntad es la cera de la vela".

Mago More.

 

Los principales neurotransmisores que actúan en estas áreas cerebrales son la dopamina como excitador y el GABA como componente inhibidor.

Cuando practicamos algo nuevo, las células nerviosas de los ganglios basales entran en acción y consumen mucha energía. Simultáneamente, se liberan grandes cantidades de dopamina en los centros de recompensa y se activa la corteza para mantenernos totalmente concentrados en el aprendizaje, una vez que culmina la fase de consolidación, el nuevo comportamiento se interioriza y puede repetirse indefinidamente con disciplina sin apenas esfuerzo mental, es una simple cuestión de supervivencia, ya que si tuviéramos que procesar cada tarea que realizamos durante el día, el cerebro se colapsaría. En definitiva, necesitamos llevar a cabo la mayoría de las actividades cotidianas con el piloto automático mientras el resto de la mente se concentra en asuntos más urgentes.

Según Phillippa Lally y sus colegas de la University College de Londres comprobaron que, a medida que reiteramos una acción, el nivel de automatismo aumenta. El tiempo estimado que tarda una persona en convertir una conducta  en rutinaria y prescindir de su voluntad, varía mucho, entre 18 y 254 días, aunque por término medio se precisan 66 días de práctica y reiteración en entreanar una tarea  para que se automatice, según explica Phillipa Lally en la revista European Journal of Social Psychology.

 

¿Y cómo entrenar la disciplina?, la mayoría de las veces lo que más necesitas hacer está relacionado con aquello que podría no gustarte o eso en lo que no eres especialmente bueno, así es que elige algo que sea duro, que te cueste, que temas, que te sobrepase y práctica, entrena este hábito cada día mejor, fija al menos una hora exacta cada día para llevar a cabo esas responsabilidades, no la muevas nunca de horario, ni te saltes un solo día sin trabajarla, analiza los resultados del día anterior en tu cuaderno de control y muy importante celebra tus progresos.

 

“Cada día es un conflicto entre el camino fácil y el camino correcto, la suerte es el último deseo de los que creen que aún se puede ganar por accidente, el sudor es para los que saben que la victoria es una elección, ¡¡ ahora tú decides!!.

 

Manuel de la Rosa

 

 

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 11, 2018

September 11, 2018

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Síguenos
  • Icono social LinkedIn
  • Facebook Basic Square
  • Icono social de YouTube