15 JUGADORES Y 15 CLAVES DE LIDERAZGO DE LOS ALL BLACKS

 

En 2010, James tuvo una oportunidad increíble, meterse en el entrenamiento de los All Blacks durante cinco semanas, en su preparación para la Copa del Mundo. Su tarea era la investigación para un libro que mostrara una mirada desde dentro de los All Blacks en su camino a la recuperación del trofeo máximo del rugby. Pero durante ese tiempo, compartiendo lo cotidiano, Kerr  se hizo amigo de los jugadores y del equipo técnico y muy pronto captó de qué manera se manejaba Sir Graham Henry para reinventar lo que ya era el equipo deportivo estadísticamente más exitoso del mundo. El resultado es “Legado. 15 lecciones sobre liderazgo”.

Podemos aprender mucho de los All Blacks. Su abordaje del juego puede implementarse con éxito en nuestra propia vida y profesión. Esto se debe a que en última instancia, afirma Kerr, todos trabajamos en equipos. Ya se trate de una gran multinacional, una pequeña empresa o un equipo de rugby. “Legado” no es un libro solo sobre rugby, insiste Kerr. No vamos a aprender ninguna técnica del rugby en él. Es un libro sobre cómo gestionar un equipo exitoso, usando a uno de los equipos más exitosos del mundo como estudio de caso. Es también una historia de Nueva Zelanda, de su gente, de su abordaje “colectivo” de la vida, dice James. En parte puede deberse a ese espíritu pionero de viajar juntos tan lejos en los barcos; y en parte puede ser una herencia rural. Pero es, también, una parte intrínseca de identidad cultural Maorí y Pacífica. Las enseñanzas de “Legado” son, de muchas maneras, nuestro don al mundo.

“Legado” ofrece 15 lecciones sobre liderazgo  directo desde un equipo que puede tener un solo capitán en el campo de juego, pero está compuesto por quince líderes. Uno de los factores importantes de la estrategia de Sir Graham Henry (ahora continuada por Hansen) es desarrollar líderes, primero y principal, fuera del campo de juego. Es ese sentido de herencia y whakapapa, de “dejar la camiseta negra en un lugar mejor”, de respetar y rendir homenaje a los ancestros (aquellos All Blacks que los antecedieron) y también ser un gran líder y modelo de rol para los jugadores de rugby jóvenes y para los All Blacks aún por nacer. A los All Blacks nunca se los selecciona sólo por su juego, se le de la misma importancia a su personalidad. Y deben integrarse al resto del equipo. Se busca el “nosotros” antes que el “yo”. La filosofía de Henry es que “mejores personas hacen mejores All Blacks”. Es por esto que algunos de los mejores jugadores de rugby de Nueva Zelanda en los hechos tal vez nunca lleguen a vestir la camiseta negra, porque el talento solo no lo hace un All Black. La filosofía de los All Blacks consiste en mezclar gran talento con gran personalidad y luego, con el tiempo, esto los convertirá en los mejores y más exitosos jugadores de rugby. Cualquiera puede tener una gran temporada, pero no necesariamente llega a dar el rol de un All Black. ¿Cómo se relaciona esto con los equipos de trabajo? Podemos contratar al postulante con el mejor CV, pero si no tiene la personalidad adecuada y no se integra, el equipo se desmoronará por dentro. Los demás se irán. Se trata de crear un entorno donde las personas se sientan bien y se puede, por consiguiente, obtener lo mejor de ellas.

Otra gran lección es la humildad. En los All Blacks esto se aprecia en la acción de “barrer los vestuarios”: cada jugador, incluso Richie McCaw, barre y deja limpio el vestuario luego de cada partido.

Pero tal vez la lección más importante que los seguidores de los All Blacks quieren aprender es cómo hizo Sir Graham Henry para tomar a un equipo que solía “ahogarse” durante las instancias finales y transformarlo en uno que, por encima de todo, completó un año perfecto. Kerr afirma que esto puede atribuirse al enfoque “cabeza caliente/cabeza fría”, que se refiere al aspecto mental del juego y se implementó durante la gestión de Henry. Para evitar que la mente se hunda en una peligrosa zona “roja”, cada jugador tiene una estrategia para mantener la cabeza fría, descartar todo lo demás para enfocarse por entero en el proceso y en el momento. Richie McCaw, por ejemplo, golpeaba sus pies sobre el suelo para volver a tierra. Este enfoque rojo-azul o caliente-frío también puede aplicarse a las presiones de una profesión. James recuerda que durante la tensa final de la Copa del Mundo contra Francia en 2011, casi toda Nueva Zelanda debe haber estado en rojo, sólo unos pocos estaban en el azul y eran los muchachos vestidos de negro.

Otra clave para superar la tendencia a “ahogarse” es la importancia de jugar por algo mayor que uno mismo. Henry está convencido de que un equipo con un propósito superior genera un rendimiento superior.

Más allá de lo que se pueda opinar, las pruebas están sobre la mesa, por decirlo de algún modo. Cuando Sir Graham Henry llegó a All Blacks, a pesar de la fama de “ahogarse” durante los campeonatos mundiales, ya eran estadísticamente el equipo más exitoso del mundo, con más de 75% de victorias en 100 años. Durante su período con el equipo, Henry logró aumentar esa marca en 11%. Después de la temporada perfecta que tuvieron, ya deben estar en más de 90%.(Fuente: Periodismo Rugby por Jorge Busico).

 

 

 

Como sabes, un equipo de rugby lo componen 15 jugadores, y por ello el autor nos aporta 15 claves:

 

1. Carácter (“Que sea otro quien ensalce tus virtudes”). La camiseta negra con el helecho plateado es “taonga”, un tesoro, un objeto sagrado. Los buenos líderes combinan sano orgullo por los logros y humildad, con disciplina personal. “Ganar requiere talento; repetirlo requiere carácter” (John Wooden, mítico coach de UCLA). “El marcador se encarga de sí mismo” (Bill Walsh, San Francisco 49ers). Visión y acción. En griego, carácter era “ethos”: las creencias, los principios, los valores, los códigos, la cultura, “la manera en que hacemos las cosas”. Para los All Blacks, “dejar la camiseta en un lugar mejor”. La humildad es parte esencial del “mana” (autoridad moral, excelencia, prestigio personal, la Areté griega). “Establece primero los cimientos de la humildad” (San Agustín).

2. Adaptación: “Cuando estés en el punto álgido de tu juego, cámbialo”. En 2004, los All Blacks estaban en declive. Necesitaban una transformación (para fluir: situación mejorable, reto, capacidad sostenida de transformación, plan de ejecución creíble). Los líderes crean líderes. En un mundo VUCA, debemos “observar, orientar, decidir y actuar”. En palabras del general ruso Suvorov (El arte de la victoria, 1719): Hystrota (jugar un juego de ritmo rápido), Glazometer (tomar decisiones rápidas que desorienten a los rivales) y Natisk (actuar de forma agresiva para aprovechar la ventaja). En ManpowerGroup lo llamamos “agilidad, empowerment y colaboración”. Los All Blacks, “Busca el hueco”. ¿Cómo salieron los neozelandeses del atolladero en 2004? Con Liderazgo, Transferencia (de los entrenadores a los jugadores), Desarrollo, Identidad. “El momento cambia más deprisa de lo que pensamos”.

3. Propósito: “Quien tiene una visión limitada, ve un horizonte limitado; quien tiene una visión amplia, ve un horizonte amplio”. Las mejores personas son mejores líderes. El aglutinante emocional de toda cultura es un sentido de identidad y de propósito. Es algo que “empieza dentro y se expresa fuera”. James pone como ejemplo a Simon Sinek: ‘La clave es el porqué’. Es más importante cómo nos sentimos respecto a algo (sistema límbico) que lo que pensamos de ella (neocórtex). El propósito es una motivación intrínseca animada por técnicas de narración.

4. Responsabilidad. Los All Blacks no escuchan una charla de entrenadores antes del partido. El tiempo anterior a salir al campo es su tiempo. Se trata de “pasar el balón”, de una responsabilidad compartida, de una apropiación compartida. James Kerr nos recuerda que en los ejércitos actuales ya no funciona el “ordeno y mando”, sino el mando “tipo misión” (objetivo claramente definido, recursos, marco temporal) con pensadores autónomos, decisión bajo presión en un entorno adaptativo, grupos de liderazgo flexible, sentido de pertenencia y marco de toma de decisiones. Es el “nivel 5 de liderazgo” de Jim Collins.

5. Aprendizaje. Los líderes son maestros. Crean un entorno de aprendizaje (la “maestría”, motivador intrínseco según Daniel Pink con el propósito y la autonomía). “Los líderes sabios favorecen un sistema estructurado que promueva el desarrollo del equipo, combinado con un mapa hecho a medida para el desarrollo individual”. Feedback inmediato, mejoras marginales (muchas y pequeñas), lenguaje positivo, perfeccionamiento continuo. Tu legado es lo que enseñas. “Lo que dejas detrás de ti no es lo que queda grabado en las estatuas de piedra, sino aquello que queda tejido en las vidas de los demás” (Pericles).

6. Whanau: Equipo (un cariñoso recuerdo a mi amigo Salva Ibáñez, que me enseñó este concepto). Es “nacer”, “dar a luz”. Significa nuestra tribu, nuestra familia, nuestros compañeros. Se simboliza con una punta de lanza, en alusión al vuelo de los kawaus (una especie de cormorán) que dibujan una elegante V. En palabras de Rudyard Kipling: “Porque la fuerza de la manada es el lobo, y la fuerza del lobo es la manada”. Los All Blacks se consideran “el club más exclusivo del mundo”, donde debes ganarte la entrada. Ellos dicen “ningún estúpido”. Porque “es mejor tener mil enemigos fuera de la tienda que uno dentro” (proverbio árabe). Un entorno de confianza, respeto y familiariedad.

7. Expectativas: “mi lenguaje es mi despertar; mi lenguaje es la ventana a mi alma”. El tema es si jugamos para ganar o para no perder. Aceptas las expectativas: si puedes concebirlo puedes lograrlo, visualízalo, fíngelo hasta que lo consigas (“fake it till you make it”). Kahneman considera, desde la neurociencia, que es cuestión de anclaje e impresión (de imprimirlo). “Las historias son nuestra manera de pensar” (Pamela Rutlege). Pronto el mundo repite esa historia.

8. Preparación. Entrenar para ganar, practica para ganar: Claridad, Precisión, Intensidad. “Actuar bajo presión significa saber qué hacer”. “La mayoría de la gente quiere ganar, pero poca tiene la voluntad de prepararse para ganar” (Bobby Knigt, mítico entrenador de baloncesto). La maestría en cualquier actividad se consigue con la práctica.

9. Presión. Mantener la cabeza fría, controlar la atención. En momentos particularmente estresantes, evitar la mente alterada. Se trata de “re-conocer”, pensar de nuevo, con un mapa, un mantra. Para los pilotos, Pilota, Navega, Comunícate. Para los paramédicos, Evalúa, Ajusta y Actúa. Pensamiento claro, habla clara, tarea clara.

10. Autenticidad. “Conócete a ti mismo” (la frase, atribuida al Oráculo de Delfos, es anterior: del templo de Luxor, en Egipto). El desarrollo del auténtico yo tiene un gran poder en el rendimiento. “El Liderazgo empieza y termina con la autenticidad” (Bill George, Harvard). Primero, honestidad (comunicación para generar confianza) y después integridad (coherencia entre pensamientos, sentimientos, palabras y actos. La integridad es tan importante en el rendimiento como los conocimientos y la tecnología. La autenticidad (honestidad + integridad) es la marca de un/a buen/a líder.

11. Sacrificio. Encuentra algo por lo que morirías y da tu vida por ello, porque “los campeones hacen más”. Los All Blacks no se rinden nunca. “Al final del juego, el rey y el peón regresan a la misma caja” (proverbio italiano). James Kerr recuerda el consejo de Stephen Covey: imagínate tu propio funeral. Quién asistiría, qué dirían y harían. ¿Qué es ese “más” que nos volverá extraordinarios?

12. Lenguaje. Crea tu mundo con la palabra. En 1999, tras perder cinco partidos seguidos, John Kirwan y Sean Fitzpatrick decidieron escribir “El libro negro” sólo para sus compañeros All Blacks, con aforismos como “Nadie es más importante que el equipo”, “Deja la camiseta en un lugar mejor”, “Ser bueno no es suficiente. Se trata de ser grande”, “Cuando se es miembro de los All Blacks, siempre se es miembro de los All Blacks”, “Es un honor, no un trabajo” o “Esfuérzate al máximo… o vete a cagar”. Es una cultural oral, una historia común. Porque “encontrar sentido es la principal fuerza de motivación” (Viktor Frankl). “La revolución comienza con el lenguaje” (Kevin Roberts, Saatchi & Saatchi). Valores: en el caso de los All Blacks son “Humildad, Excelencia y Respeto”, en el de los marines: “Honor, Coraje y Compromiso” (en el de ManpowerGroup, “Conocimiento, Innovación y Personas”). Vocabulario, lemas, mantras, metáforas. “Lo más importante es tener un dominio de la metáfora” (Aristóteles). Historias que sean creíbles y relevantes, visuales y viscerales, flexibles y escalables, útiles. Inventa tu propio lenguaje para reescribir el futuro.

13. Ritual. La cultura es un organismo que está cambiando continuamente. “Gran parte del legado que tenemos se crea a través de un ritual”. Como la haka (el más famoso, pero no el único), las iniciaciones, etc. Ritualizar para actualizar: mantendremos el coraje. “Los líderes sabios buscan formas de ritualizar su empresa, de encontrar procesos vívidos y viscerales que hagan que su ethos cobre vida”.

14. Whakapapa: ser un buen antepasado. “No eres más que una chispa entre el momentos del tiempo situado entre dos eternidades: el pasado y el futuro”. Es “la cuerda de la humanidad” (Te Taura Tangata). James Kerr nos anima a ver el anuncio de Adidas de 1999, Capitanes: www.youtube.com/watch?v=5gAiOkMGx4g “El legado resulta más intimidante que cualquier rival”. “Mi valentía es una herencia de los jefes que me precedieron. Yo me subo a los hombros de gigantes”. El legado crea legados: ése es su poder. “Una sociedad se hace grande cuando los hombres viejos plantan árboles cuya sombra nunca verán” (proverbio griego). “kharakter” era en griego la marca de la moneda (el talento) durante su fabricación. Es la marca que la vida deja en nosotr@s y la marca que nosotr@s dejamos en la vida.

15. Legado: escribe tu legado, éste es tu momento. Cuando un jugador entra en los All Blacks, recibe un libro. En la primera página, la camiseta de los Originals de 1905, el primer equipo. En la segunda, los Invencibles de 1924. Y así sucesivamente, hasta hoy. Luego, los principios, héroes, valores, código de honor, ethos y carácter del equipo. el resto de las páginas están en blanco. Esperan a ser rellenadas. “Es hora de dejar tu marca. Tu contribución. Es hora de dejar un legado. Tu legado. Es tu momento”.

Quisiera condensar estas 15 lecciones en las 3 E del Liderazgo: Estrategia (el poder de una visión, inspiración), Equipo y Entusiasmo (energía, compromiso).

 

- Estrategia: Carácter, Adaptación, Propósito, Autenticidad, Legado. 

- Equipo: Whanau, Responsabilidad, Expectativas, Ritual, Whakapapa.

- Entusiasmo: Aprendizaje, Preparación, Presión, Sacrificio, Lenguaje.

 

 

(Fuente: Juan Carlos Cubeiro).           

 

 

 

 

 

 

Comparte en Facebook
Comparte en Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

October 11, 2018

September 11, 2018

Please reload

Archivo