La adaptación a los cambios.


Los cambios forman parte de la vida diaria y del ambiente laboral. Sin embargo, un gran número de personas tienen miedo, resistencia, o dificultad para adaptarse y aprovecharlos. En el campo profesional o laboral se convierten en retos y oportunidades de mejora para aprender o mejorar resultados, pero sin embargo, cuando se producen cambios en el ambiente laboral para muchos representa un obstáculo e incluso una crisis, en la cual, ponen de manifiesto su capacidad de resistencia y de no aceptación a los cambios.


Pero en este mundo de constante cambio en el que vivimos, las empresas y los empleados deben dar resultados constantemente. Por tanto es fundamental adoptar una mentalidad flexible, ante cualquier circunstancia, situación y escenario,para alcanzar las metas y objetivos, tanto a nivel individual como empresarial que se establezcan.


Estamos predispuestos genéticamente para lograr la adaptación al cambio y a las circunstancias del entorno que nos rodea en cada momento. Todo a nuestro alrededor está constantemente modificándose y la única manera de sobrevivir es a través de la adaptación al cambio. De otra manera en el pasado hubiera significado nuestra muerte. Por ello, y dada la evolución, es el que mejor logra la adaptación al cambio quien sobrevive y transmite sus genes.

En nuestra época actual la adaptación al cambio no supone un peligro real en nuestro día a día, lo más probable es que no nos suceda nada si tenemos problemas al adaptarnos a una situación.


Cuanto más capaces seamos de adaptarnos, más grande será nuestra zona de confort. Salir de nuestra zona de confort nos pone física y mentalmente en tensión frente a situaciones desconocidas que preferiríamos no tener que afrontar por uno u otro motivo. El primer impulso instintivo es el de resistirse en lugar de hacer una adaptación al cambio que puede ser para mejor y resultar una experiencia enriquecedora.


Del mismo modo que la adaptación al cambio resulta natural, también lo es el miedo al cambio. El motivo de que los cambios tiendan más a tener resistencia que una predisposición a ellos es porque los cambios son hacia algo desconocido que no se sabe como puede acabar. Es el miedo a lo desconocido lo que nos hecha hacia atrás.

La adaptación al cambio en el liderazgo es uno de los mayores desafíos, partiendo de la premisa que el progreso y el éxito están completamente asociados a los cambios, por eso un punto importante de un líder es el alto nivel que debe de tener de adaptación al cambio, para poder transmitírselo a su equipo.

Yo como fiel seguidor de la filosofía oriental KAIZEN, entiendo que todo es mejorable tarde más o menos, es necesario no estancarse, la excelencia de hoy se convertirá en la mediocridad de mañana, la Vida, el mercado, la naturaleza es cambiante, fluctuante, en completo movimiento segundo a segundo.



4 Tips fundamentales para cuando se presenten cambios en tu vida:


[if !supportLists]1.Parate, medita, analiza y observa las circunstancias y acciones desde diferentes ángulos, desde diferentes perspectivas, para no caer en malas interpretaciones y obtener una comprensión lo más fiable del escenario.


[if !supportLists]2.Piensa y analiza a largo plazo, ¿cosas que ganas?, ¿cosas que pierdes?, ¿qué opciones tienes?, ¿Qué vas a aprender?, ¡pon en una balanza los pros y los contras!.


[if !supportLists]3.Preparate para el cambio y el aprendizaje, las habilidades necesarias para satisfacer las diversas necesidades cambiarán en todas las etapas de nuestra vida, es fundamental ser flexible.


[if !supportLists]4.Ponte de observador de tu escenario, mira fuera de la caja, cada situación desafiante traerá nuevas oportunidades de crecer, de avanzar de ser más sabios, dale la bienvenida a los cambios, y sobre todo ponte en acción, para salir lo más beneficiado de ese cambio.


Manuel de la Rosa



Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes